Get Adobe Flash player
Portal Avant de los carlistas del Reino de Valencia Círculos carlistas Círculo carlista Aparisi y Guijarro Conferencia "El atentado del 11-m: luces y sombras", por don Vicente Blanquer Ferrer

Conferencia "El atentado del 11-m: luces y sombras", por don Vicente Blanquer Ferrer

Círculos - Círculo carlista Aparisi y Guijarro

 

El viernes 20 de octubre, el Círculo Cultural Aparisi y Guijarro acogió una interesantísima conferencia pronunciada por don Vicente Blanquer Ferrer, comisario de Policía jubilado  y experto en terrorismo internacional, sobre los actos terroristas del 11 de marzo de 2.004 y la trama de las ulteriores investigaciones judiciales, policiales y periodísticas.

 

Las inclemencias meteorológicas no evitaron que los salones del círculo carlista se encontraran literalmente abarrotados de socios y amigos interesados en conocer los detalles de unos sucesos que han dado un vuelco a la política española.

 

Tras la bienvenida del presidente del C.C. Aparisi y Guijarro, don Pascual Martín Villalba, la presentación de los actos corrió a cargo de don Rubén Cardeñosa, ex-requeté del Tercio de Cristo Rey y colega del conferenciante. En ella, el sr. Cardeñosa recordó a los anteriores presidentes del Círculo y elogió la labor que diversos medios de comunicación han realizado entorno a los sucesos  del  11-M.

 

Dado el interés suscitado por la conferencia, el portal Avant ha considerado apropiado reproducir el texto completo de la misma.

 


 

 

EL ATENTADO DEL 11-M: LUCES Y SOMBRAS

 

Buenas tardes: Ante todo, deseo felicitar al Círculo Cultural APARISI Y GUIJARRO por esta decisión de organizar un encuentro con motivo del Atentado del 11-M que sacudió nuestra Patria, y que desde entonces es motivo de investigación, tensión y dudas de toda índole.

También quiero agradecer al presentador sus amables palabras, dictadas, cómo no, por nuestra antigua amistad y compañerismo más que por méritos míos.

El título del presente encuentro es: el atentado del 11-M, luces y sombras. Las luces, desde mi punto de vista, aun pocas y fáciles de enumerar: de una parte cuatro medios de comunicación se dan empeñado en seguir una especie de hilo a fin de desentrañar la verdad de los hechos. Estos medios de comunicación son el periódico El Mundo, el periódico La Razón, el periódico digital Libertad Digital, y cómo no, la cadena de radio COPE, en sus espacios de La Linterna, La mañana de la COPE y La Palestra.

 

Y a nivel personal, en El Mundo su director Pedro J. Ramirez, subdirector Casimiro García-Abadillo, Fernando Múgica (quien primero habló de los Agujeros Negros del 11-M); de La Razón destacará Alfonso Ussía, y el director José Alejandro Vara; de Libertad Digital a Luís del Pino, y de la COPE, como no, a Cristina en La Palestra, Jiménez de los Santos en La mañana de la COPE, y César Vidal en La Linterna. Todo este elenco de medios y periodistas forman para mí las luces que de vez en cuando lanzan destellos sobre los numerosos puntos oscuros de esta trama.

 

¿Y las sombras? ¡Ah, las sombras! Podemos decir que estamos en un túnel cuyo final no vislumbramos, ni siquiera a lo muy lejos, pero vamos a intentar esta tarde tener algún atisbo de lo que pudo ser aquel luctuoso acontecimiento.

Ante todo, quiera advertir que no trato de repetir lo que los medios de comunicación antes nombrados han esclarecido o al menos planteado, puesto que doy por hecho que todos los aquí presente están al tanto de la publicado. Mi pretensión es atraer vuestra atención sobre algún punto oscuro, no suficientemente valorado, tal vez por inadvertencia, o por exceso de datos que manejan los periodistas.

 

El resumen es éste: El 11-M se producen varias explosiones en trenes de cercanías de Madrid, con una sincronización perfecta. Los "autores" habían depositado explosivos en los vagones, y luego se marcharon. Más tarde, a través de investigaciones, que llevan a un bazar hindú, en el que los dueños tratan con unos al parecer europeos que también al parecer hablan búlgaro, la Policía llega a la localidad de Leganés, barrio de Zarzaquemada, delante de un piso en el que los autores del atentado se han refugiado, y después que los agentes del orden hacen que los vecinos evacuen los pisos colindantes, para evitar víctimas inocente, las fuerzas especiales (GEO) asaltan la vivienda sospechosas y los que se encuentran en la misma, primero disparan sus armas, y luego hacen estallar explosivos, causando unas enormes destrozas, y mueren ellos mismos.

 


 

Primero. Si pensaban suicidarse, ¿por qué no hacerlo en los trenes? Se me dirá que ésta decisión la tomaron al verse rodeados pero que al principio su desea era de huir. Es raro, ya que, según versión oficial, alguno de ellos se había puesto en contacto con un amigo, diciendo que se verían en el cielo. Si es cierto que ya lo tenían proyectado, ¿por qué no en los trenes?

 

Segundo. Si los pisos circundantes ya estaban vacíos, y por otra parte los sospechosos no tenían con ellos ningún rehén, ¿qué impedía rendirles por hambre o por sed, sin necesidad de asalto? Se les podía haber cortado la luz, el agua, y esperar a que se rindieran. Con relación al asalto del piso, el subdirector de El Mundo, Casimiro García-Abadillo, en su excelente libro “11-M: La venganza” cita, como versión oficial, que al ir a asaltar el piso de Leganés los policías gritaron: “Salid con las manos en alto” a lo que los islamistas, desde el interior contestaron: "No, entrad vosotros”. Esto es una contestaci6n propia de unas hombres dispuestos a luchar con las armas en la mano, y a morir si es preciso, pero no de un suicida. Un suicida hubiera dejado sus armas, levantado las manos y se hubiera acercado pidiendo clemencia, guardando debajo de su vestimenta uno o dos cinturones de explosivos, para hacerlos estallar tan pronto se hubiese visto cerca de los policías, inmolándose él y matando de paso cuanto más agentes del orden hubiera podido. Por el contrario esta actitud y esta respuesta es la de alguien que, aunque azarosa, espera tener una oportunidad de abrirse paso a tiros y escapar, ya que, al estar en el interior, se halla más a menos parapetado, mientras que los policías tendrán que entrar o por una puerta o por una ventana, donde ofrecen un buen blanco.

 

Tercero. En el mismo libro (Pág. 205), se dice que “la explosión fue tan violenta que derribó completamente los tabiques de 3 plantas de la parte anterior y posterior del edificio. Los restos de los cuerpos de algunos suicidas tardaron varios días en identificarse... Entre las ruinas la Policía encontró 236 detonadores y una cantidad próxima a 30 kg de Goma 2 ECO…” No soy un experto pero tenía entendido que la dinamita (y Goma 2 Eco lo es), además de explosionar mediante detonadores, podía hacerlo por simpatía. Incluso Lavandera, en el libro “A tumba abierta” de Luís del Pino en una de sus relatos, se asusta cuando Toro, para convencerle, le enseña el interior del maletero de su coche (del de Toro), que contenía unos cincuenta kg. de dinamita, y varios detonadores. Dice Lavandera que ningún individuo que esté en el tema, es capaz de transportar los explosivos y los detonadores juntos. Es una barbaridad, y la posibilidad de que eso acabe en una catástrofe, muy grande. Sin embargo, a pesar de eso, y de la violencia de la explosión, se recuperan 236 detonadores y unos 30 kg. de Goma 2 Eco. ¿Curioso, no?

 


 

Cuarto. Sin salirnos todavía del piso de Leganés, algún medio de comunicación ha querido destacar que uno de los cadáveres llevaba los pantalones del revés. Para mí este detalle no tiene mucha importancia, pues pudiera ser que el hombre estuviera en paños menores, y al sonar la alarma de que la Policía estaba allí se vistiera precipitadamente. Más me llama la atención el hecho de que uno de los ocupantes del piso apareciera con dinamita atada a su cintura, y que no explosionó. Otros fueron hallados detrás de un colchón. Extraña manera de querer suicidarse, y enlaza más con lo que dije anteriormente, sobre la contestación que los islamistas hacen a los policías "No, entrad vosotros".

 

Quinto. Lo siento, pero aún no salimos del piso. Justo antes del asalto, los ocupantes realizan varias llamadas a sus familiares, en el sentido de despedirse, y de que van a ir al cielo. En primer lugar, todas las llamadas se efectúan desde un mismo teléfono móvil. Después de haber adquirido tantos, ¿no tenían más que uno para llamar a sus familiares? En segundo lugar, dichas llamadas fueron detectadas, al parecer, desde un helicóptero con personal del CNI. Imagino que alguno sabría árabe, o que tendrían con ellos algún traductor de confianza. Sin embargo, cuando se trató de traducir las cintas encontradas en la Kangoo, no había intérpretes. Debo observar a ustedes, que en Madrid hay varias Universidades (No sé si en alguna de ellas se estudia, o hay un Departamento de árabe), pero sí sé a ciencia cierta que está la Escuela Oficial de Idiomas, uno de cuyos profesores es amigo mío, y que fue profesor de árabe en la Escuela Oficial de Idiomas de Valencia. Aparte en las Universidades de Zaragoza y de Granada, hay unos catedráticos de árabe de gran prestigio.

 

Sexto. Vamos a centrarnos ahora en las mochilas (porque hubo tres). En esto, me ha sido fundamental un estudio específico que hizo del tema, el presentador, Sr. Cardeñosa. A cada uno lo suyo.

 

En realidad fueron cuatro las mochilas. Las tres a las que yo aludía antes eran las que fueron destruidas por los TEDAX, (Dos), y la de Vallecas. La cuarta es la que le fue presentada "por error" al Juez del Olmo, hasta que se descubrió que no era la mochila viajera de Vallecas a IFEMA... Esta mochila, no fue destruida, sino que fue guardada en las dependencias del TEDAX, ¿por qué? Y por otra parte por qué sí fueron destruidas las descubiertas en los trenes. Se puede alegar que cabía la posibilidad de una explosión tardía, pero para eso se puede tomar toda clase de precauciones, sin necesidad de destruirlas, y borrar así posibles indicios sobre la clase de explosivo utilizado. Todo esto queda en una extraña nebulosa. Porque cuando el TEDAX que desactivó la mochila de Vallecas concedió una entrevista a El País, dijo que se desactivó la mochila desconectando los cables uno a uno. Y sin embargo cuando concedió una entrevista a El Mundo sobre el mismo tema, dijo "Yo sé por qué no hizo explosión, pero eso es materia clasificada". Dejo a la prudencia de cada cual interpretar esta contestación.

 

 

Con relación a las mochilas, El Mundo, en su edición de 9 de los corrientes, pone de manifiesto las contradicciones que existen entre las declaraciones del Sr. Santano (hoy Comisario General de Policía Científica, pero que a la sazón era jefe de la Brigada Provincial de Policía Científica de Madrid), y dos informes que hacen por separado dos funcionarios de la escala ejecutiva, un inspector-jefe, y un inspector. El comisario dice que su Brigada no tuvo nada que ver con la mochila de Vallecas, mientras que los funcionarios afirman que fueron requeridos en un principio para fotografiarla antes de su destrucción por los TEDAX, pero que realmente quienes hicieron las fotos (eso sí con material fotográfico de dichos funcionarios) fueron los del TEDAX, que luego se quedaron con el carrete, el cual por cierto no aparece entre los objetos remitidos al juez Del Olmo. ¿Dónde esta el carrete? ¿Fue revelado? ¿Donde están las fotos?

 

Séptimo. Vamos al caso de los famosos búlgaros. Son al parecer dos individuos europeos que hablan un lenguaje extraño, y van a comprar teléfonos móviles; los hindúes de la tienda les preguntan qué lengua hablan y éstos contestan que "búlgaro". En un caso semejante, lo habitual es enseñar fotografías a los testigos de posibles mafiosos, o terroristas venidos del este de Europa. No se sabe si se ha hecho. Sí se hizo con los moros. Por otra parte, cada idioma tiene una musicalidad distinta, y se hubiera podido hacer oír a los hindúes, conversaciones o frases en alguna de las lenguas balcánicas, ya que actualmente en España hay mucha gente de esta procedencia. ¿Se hizo? No hablo alemán pero si oigo alguien que habla alemán delante de mí, lo sé. No podré precisar si es alemán, austriaco, o suizo, pero si que es alemán.

 

Octavo. Caso Lavandera. Es un vigilante de un club de alterne, al cual Toro, cuñado de Trashorras, hace varias proposiciones. Viendo que no traga, y que da cuenta primero a la Policía, luego a la Guardia Civil, sin éxito, y temiendo que hable demasiado, le amenazan. Luego su mujer (o pareja), suramericana llamada Lorena, se suicida, lanzándose al mar, y nadie, desde la orilla, intenta socorrerla (Había por allí un coche patrulla). Más tarde, para amedrentarle y humillarle, alguien le manda fotos de la autopsia de Lorena. Luego él mismo es víctima de una tentativa de asesinato (más que de tentativa habría que hablar de frustración, toda vez que se llegó a disparar contra él, pero los tiros fallaron. Lo que ocurre es que, cuando se modificó el Código Penal, se agruparon estas dos figuras bajo la denominación de tentativa). ¿Quien envió a Lavandera las fotos de la autopsia de su mujer? ¿Quien tiene acceso a estas fotos?: El equipo forense (médicos y enfermeros), el equipo policial (policías que custodian el cuerpo) y el equipo judicial (personal del juzgado y de Fiscalía). En principio nadie más. Las fotos que publican los periódicos son del accidente, o del entorno del lugar donde ha ocurrido una muerte violente, pero no de la autopsia. ¿Entonces quien?

 

Noveno. En el periódico El Mundo, de fecha 18-9-2006, el subdirector del mismo Casimiro García Abadillo revela que, en la casa de Morata de Tajuña, personas ajenas al comando de "El Chino", pero conocidas suyas, vivieron en los días previos al 11-M. Dichas personas, según dijo El Chino a Hamido Ahmidan, eran una familia con niños, y no permitió que ni Ahmidan ni nadie fueran a la casa a ver quienes eran. Estas personas, al parecer, se fueron el 10 de marzo pero el 9 de marzo es el día en qué, según informe de la UCIE y de la UCI, los teléfonos usados el 13 M, fueron activados. Deja entrever Garcia-Abadillo que pudieron tratarse de aquellos famosos "búlgaros", que compraron teléfonos móviles en el bazar regentado por Rakesh Kumar. Pero en esto creo poder discrepar, porque si El Chino no tuvo inconveniente en que se supiera de sus contactos con ETA (Declaraciones de Trashorras, de Omar, y de la propia esposa de El Chino), ¿qué sentido tiene prohibir a uno de sus hombres de confianza como era Hamid Ahmidan, acceder a la casa? ¿Tal vez aquellos no fueran etarras? ¿Y si hubieran sido moros? Tampoco tiene mucho sentido la prohibición. ¿Entonces quienes eran?

 

Décimo. En el mismo reportaje a que me refiero en el punto noveno se dice que la Policía ha encontrado, en la casa de Morata de Tajuña, dos huellas palmares anónimas, y otras cuatro dactilares también anónimas. Se supone que descartarían las de El Chino y de sus familiares. Bien. Pero si estuvo viviendo allí una familia con niños, con la manía que tienen los niños de tocarlo todo, ¿no se hubieran hallado huellas infantiles a montón?

 

Decimoprimero. Durante el asalto al piso de la localidad de Leganés muere un subinspector de los GEOs, el Sr. Torronteras, el cual se hallaba ya en la casa y muy cerca de la puerta cuando se produjo la explosión. El Sr. Torronteras fue enterrado, y entre los días 17 al 28 de julio, es decir cuando las dudas sobre los integrantes de los explosivos de los trenes habían sido expuestos por El Mundo (el 11-7-2006), un zulo que había en la casa de Morata de Tajuña (donde al parecer se guardaban los explosivos) aparece quemado (carbonizado dice el periódico), con lo cual no se puede determinar la naturaleza de los explosivos que allí se almacenaban. Pero, me diréis ¿Qué tiene esto que ver con la muerte del Subinspector?. Pues que curiosamente, el cuerpo del Subinspector fue sacado de su tumba, trasladado a unos 700 metros y también carbonizado. Este hecho se atribuye a fanáticos musulmanes. He vivido 18 años en país mayoritariamente musulmán. Puedo decir que, en el fragor de una lucha, batalla, enfrentamiento, son incluso capaz de mutilar un cuerpo. Pero, después de que un cuerpo está enterrado, nunca violan una tumba. ¿Quien, y por qué?

 

Decimosegundo. En el Mundo de fecha 5-9-2006, en un reportaje de Fernando Múgica a Trashorras, éste afirma que Jamal, es decir, El Chino, tenía contactos con ETA, que los agentes de la Policía y del CNI, venidos de Madrid, a quienes se lo comunicó, tomaron nota pero le indicaron que les interesaba implicar a los moros y dejar a ETA aparte, alegando el momento político que se estaba viviendo en España. Evidentemente se puede decir que Trashorras no es persona de fiar, pero nadie ha hecho, que sepa yo, comentario alguno.

Sin embargo, la afirmación de Trashorras parece corroborarse por el hecho de que, las tarjetas de móviles encontradas por la Policía y que se atribuyeron a Jamal "El Chino", en realidad no fueron adquiridas por él, según el periódico de Internet Libertad Digital, sino que fue una manipulación efectuada por ¿quien? y remitidas a la autoridad judicial (fecha del periódico 13-10-2006). Este hecho no era conocido de Trashorras cuando se publicó la entrevista que le hizo Fernando Múgica (El Mundo 5-9-2006), o sea mes y medio antes. Esto quiere decir que las tarjetas fueron adquiridas por otras personas, y luego se atribuyeron a "El Chino'' para dar mayor similitud al ataque islamistas. ¿Quien dio la orden? Esto coincide con el hecho siguiente.

 

Decimotercero. Las falsificaciones. El 21-9-2006 el Mundo revela que el Ministerio del Interior falsificó un informe pericial, para ocultar al Juez del Olmo alguna posible conexión entre el 11-M y ETA. El 27-9-2006 el mismo periódico amplia la anterior, pues aparece aparte de la falsificación del informe, la del libro-registro de salida de la Comisaría General de Policía Científica. y la entrada de los escritos de la UCIE solicitando la práctica de la pericia, sobre un polvo  blanco que resultó ser ácido bórico. Luego el Ministerio del Interior intenta culpar a los tres peritos autores de la práctica diciendo que son ellos los falsificadores toda vez que han firmado el "borrador" con una fecha actual. Si bien el Código Penal en su artículo 302 contempla como falsedad en documento público, oficial y de comercio, y despachos telegráficos el alterar las fechas verdaderas, se debe de entender que eso es siempre que dicha alteración modifique la eficacia del documento, (modificar la fecha de otorgamiento de un testamento, por ejemplo o la de entrada en vigor de un precepto de ley). Pero si se hubiera puesto por fecha "Año primero del reinado de Assurbanipal, Rey de Nínive", seguro que nadie les hubiera acusado de falsedad. Es decir que todo depende de la eficacia de dicho cambio de fecha. En el caso que nos ocupa, la fecha no modifica, ni a mejor, ni a peor, el valor del peritaje, y los peritos lo único que hacen es reafirmar su tesis, descubrir la falsedad de otra persona que se atribuye, modificándolo, su trabajo, y poner a salvo su reputación como técnicos. Y lo registran para que los superiores no den a esta reafirmación de peritaje, el mismo destino que se dio al primero es decir el: "Archívese, sin más".  Pero sí hubo falsedad en documento público por parte de los superiores, con tal de evitar toda alusión al ETA.

 

Decimocuarto. Entre tantos dimes y diretes, sobre la competencia o no del Juez Garzón, y sobre las distintos usos del ácido bórico, ha pasado casi desapercibido el auto de dicho juez dando prácticamente carpetazo al asunto del "chivatazo" de alguien cercano al poder, a un miembro de Batasuna, avisándole de una operación policial. Luego salió a relucir, tras una investigación de la Guardia Civil, que el móvil utilizado era de la dotación del partido político actualmente en el Gobierno, y concretamente la persona encargada de sus servicios de seguridad ha reconocido haber usado el móvil en el momento en que se produjo la filtración, aunque dice haber llamado a un comisario amigo suyo. Actualmente esta persona ya no está en dicho puesto…

 

Decimoquinto. En Libertad Digital del día 14-10-2006, aparece un articulo de Luís del Pino, en el que se relata que, el día 4 de abril del 2004 es decir al día siguiente de la explosión del piso de Leganés, ocurrió algo tremendo. En efecto, la directora del Instituto anatómico forense, doña Carmen Baladía, que había trabajado y mucho sobre los cadáveres de las víctimas del 11-M en los trenes, se había ido de vacaciones, dejando al cargo de dicho Instituto al Dr. Pera, pero no se sabe bien por qué, quien se hace cargo del mismo es el Dr. D. José Luís Prieto Carrero, que dirige la sección de antropología de dicho Instituto. ¿Y bien? Dirán Uds., ¿qué pasa? Pues parece ser que dicho señor, fue presentado en la Comisión del 11-M como subdirector de dicho instituto, para desvirtuar lo de la Sra. Baladía. Pero hay más. En el día antes nombrado, el Fiscal que se personó en Leganés no permitió que se acercaran los funcionarios de Policía Científica (y dicen que con no muy buenos modales) haciendo trasladar los restos al Instituto anatómico forense donde estaba precisamente el Sr. Prieto. Resultado del embrollo, no se hizo la autopsia de los restos encontrados en el piso, ni tam poco la prueba de ADN. Teniendo en cuenta además que la mayor parte de los dedos estaban esparcidos, no se sabe bien cómo, y además con qué rapidez el Gobierno averigua quienes eran los que se "suicidaron''. Pese a todo, el juez Del Olmo no reaccionó. En este no aporto nada de mi propia cosecha, pero como noticia me parece harto interesante, más teniendo en cuenta que se da por un diario de Internet.

 

Con todo, quisiera añadir algo más, Recuerdo que, cuando ingresé en el entonces Cuerpo General de Policía, lo que hoy se denomina Policía Científica, era algo más modesto: el Gabinete de Identificación, que se ocupaba de dactiloscopia, fotografía, e iniciaba tímidamente lo de balística (antes se requería los servicios de Artillería). Pues bien, en Valencia, al frente de este grupo, que dependía de la B.I.C. estaba José Sancho, excelente compañero y gran funcionario, y nunca olvidaré esta advertencia: en el lugar del delito, los primeros que deben de entrar son los fotógrafos, luego los demás. ¿Por qué? Pues porque la memoria suele jugar malas pasadas, sobre todo si el juicio se celebra mucho más tarde, y no se recuerda muy bien si tal silla estaba más o menos lejos de la ventana, o si tal frasco de medicinas estaba en el recibidor o en el comedor. Incluso me indicó que muchas veces, estudiando las fotos con detenimiento, se viene a cambiar por completo el curso de una investigación. Sin embargo en el asunto que nos interesa hay dos momentos en los que los fotógrafos de Policía Científica no pueden actuar: uno, el citado en el punto seis, en el que los TEDAX se encargan de fotografiar, desconociéndose donde se encuentra el carrete; y el otro, el que acabamos de ver, cuando un fiscal no permite que actúen los funcionarios de Policía Científica

 
Visitantes de Avant!
Tenemos 6 invitados conectado(s)