Get Adobe Flash player
Portal Avant de los carlistas del Reino de Valencia Círculos carlistas Círculo carlista san Miguel Actos del 40 aniversario de la inauguración del local social

Actos del 40 aniversario de la inauguración del local social

Círculos - Círculo carlista san Miguel

 

LÍRIA O LA FE QUE NUNCA MORIRÁ


Liria, 24 y 25 abril 2004.

El Carlismo es un ente moral. Para las estrechas mentes del liberalismo esta tesis de pensamiento fuerte, o mejor, verdadero, se hace incomprensible, por cuanto han apresado la natural politicidad y sociabilidad humanas dentro de la Revolución, que es en palabras de Augustin Cochin “la imposición de un mundo abstracto sobre la realidad”. El Carlismo va más allá de ser una mera organización política, menos aún partidista, por más que en determinadas circunstancias haya adoptado esa forma, al igual que también ha adoptado históricamente la forma de sindicato de clase o de fuerza militar. El Carlismo, que es la lucha de las Españas tradicionales (católicas, forales y legitimistas) contra la usurpación liberal, ha mantenido en la medida de sus fuerzas realidades naturales de sociabilidad, que han ido labrándose con el esfuerzo tenaz de nuestros ancestros y han sido heredadas paulatinamente de generación en generación. Un ejemplo de esta realidad comunitaria –ejemplo cada vez por desgracia más exiguo, lo que la hace aún más importante– es el Círculo Carlista “San Miguel”, situado en Liria, en el Reino de Valencia. A lo largo de este fin de semana se han desarrollado los actos conmemorativos del XL aniversario de la inauguración de su local social.

 

 

Un local social que vino a sustituir al anterior que databa de 1913 y que tal y como relataba su secretario, el benemérito don José Romero Ferrer, se construyó con enorme esfuerzo y tenacidad, con la implicación de la práctica totalidad del pueblo de Liria, en medio de una persecución totalitaria del Carlismo (por lo que el Círculo tuvo que acogerse a la denominación de “Círculo Católico-Cultural”; hoy quizá hubiera sido difícil incluso que se hubiese aceptado la cualificación católica) por parte de los gobernantes y que, fiel a su ideario de fidelidad a Dios y a su Santa Iglesia Católica, a las Españas y a sus los fueros y libertades y a la Monarquía Legitima, es un autentico centro de vivificación social, de impulso del asociacionismo y de promoción del buen ocio. En el local del Círculo Carlista San Miguel hay un casino que es lugar de esparcimiento para todo el pueblo de Liria, dispone de un teatro donde se interpretan piezas y se dan recitales y conciertos, se promociona la cultura valenciana y la identidad política del Reino de Valencia, se promueven obras sociales tales como el apoyo al Asilo de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados (precisamente el Círculo se encuentra acogido al patronazgo de Santa Teresa de Jesús Jornet). Todo ello bajo el amparo de los multiseculares símbolos del Carlismo, los retratos de los Reyes Legítimos de España y de nuestros gloriosos combatientes en los campos de batalla. Pronto se inaugurará una sala-museo que albergará guiones, banderas y miles de documentos que son parte de la historia viva de España.

No es de extrañar que para tan gozosa efeméride la sociedad liriana se volcase de un modo tan especial. Autoridades eclesiásticas y civiles presidieron los actos desarrollados el día 24 de abril en el teatro del Círculo. Fueron evocados decenas de anécdotas y recuerdos por parte de las diversas personas y entidades a las que se les reconoció su desinteresada labor a favor del Círculo y de Liria, personas y entidades cuya sola enumeración desbordaría a esta crónica. Especialmente recordada fue la visita de don Marcelo Olaechea, a la sazón Arzobispo de Valencia, al Círculo. O el decidido impulso a las actividades culturales y deportivas en los primeros años del nuevo local social, como fueron los recitales en lengua valenciana o el equipo de fútbol “Oriamendi”. En años en los que el Estado pretendía regularlo y organizarlo todo, el Círculo San Miguel era custodio de las libertades concretas del hombre y la sociedad.

Tras las palabras introductorias del presidente del Círculo don Miguel Vergara Hernández y el breve resumen de la vida social y política del mismo por parte del secretario don José Romero Ferrer, que también procedió a la entrega de los diplomas, don Rafael Ferrando Sales, combatiente Requeté y voluntario de la División Azul, miembro del Consejo Real de Don Javier, distinguido con la Cruz de la Orden de la Legitimidad Proscrita por el Rey y antiguo jefe regional de la Comunión Tradicionalista, en una espontánea intervención tuvo un sentido recuerdo para los Mártires de la Tradición, tras la cual descubrió una placa conmemorativa del cuarenta aniversario e hizo entrega de un óleo donado por la Fundación Elvira Ferrer Montero que representa la fachada del Círculo San Miguel.


Al día siguiente, la jornada comenzó con una Misa de acción de gracias en la Iglesia del Remedio, ofrecida por todos los socios difuntos del mismo. Tras el desayuno y las animadas tertulias tuvo lugar un banquete de honor que fue el broche final de una gran jornada. A los postres se terminó de entregar diversos diplomas así como nombramientos de socios de honor del Círculo. Después comenzaron los discursos y, en primer lugar, don José Romero Moro analizó los últimos resultados electorales obtenidos por la Comunión Tradicionalista Carlista, ofreciendo una reflexión sobre las posibilidades electorales del Carlismo y animando a la perseverancia en la lucha y en la actividad. Después, el profesor Miguel Ayuso trajo el saludo afectuoso de S.A.R. Don Sixto de Borbón, que recuerda con inmenso cariño sus estancias en Liria, y resumió su intervención en la gratitud hacia los convocantes y la afirmación de la perseverancia, la transmisión, la lealtad y la fidelidad que han hecho posibles la gran realidad que es el Círculo Carlista San Miguel de Liria. Don José Miguel Orts agradeció la presencia de todos los congregados en el banquete y trajo las últimas noticias de la Comunión Tradicionalista Carlista, finalizando con palabras de ánimo y esperanza en la continuidad de la gloriosa historia del Carlismo valenciano. Al final, los asistentes puestos en pie cantaron el Oriamendi y se fotografiaron en un documento que queda para la posteridad.

 

Entre los asistentes cabe destacar a don José Mas, presidente del Círculo Carlista Aparisi i Guijarro; don Vicente Febrer Fores, jefe regional; don José Monzonís; don Cristóbal Castán, historiador castellonense y responsable del Bazar Carlista, acompañado de su esposa e hijo; Víctor Puigdengolas, delegado de la Asociación Juvenil Cruz de Borgoña e impulsor de los jóvenes carlistas valencianos y de las tareas propagandísticas; Víctor Javier Ibañez, delegado nacional de las Juventudes Tradicionalistas de España, y Luis Camacho Torrente, de las Juventudes Tradicionalistas de Albacete, que hicieron entrega al Círculo de dos colecciones de laminas, una de Don Carlos V y sus defensores y otra de las tropas carlistas del Norte, así como de una edición de la obra completa de Rafael Gambra editada por la Fundación Hernando de Larramendi; el matrimonio Unanue Arrizabalaga, que obsequió al Círculo con la credencial de Mártir de la Tradición del Requeté de Novelda asesinado en Alicante junto a José Antonio Primo de Rivera.

Como definiera Rafael Gambra –nombrado socio de honor del Círculo y que entró en 1939 con las fuerzas que liberaron Liria– en El Pensamiento Navarro allá por 1970 refiriéndose a Liria y la conmemoración que tributaron al centenario del nacimiento del Rey Don Jaime: “Liria o la fe que nunca morirá”. Porque lo que nutre el Carlismo liriano no son meros ideales, ni siquiera acabadísimas doctrinas. Es, siguiendo al mentado profesor Rafael Gambra, compromiso, religación y comunitarismo histórico; realidades concretas que constituyen la verdadera libertad de los hombres frente al designio individualista o totalitario de la postmodernidad.


Discurso de don José Romero Ferrer

Se han cumplido 40 años de la inauguración del Local - Social del Círculo Cultural Católico San Miguel de Llíria (Círculo Carlista). Cuarenta años de vida social y política en nuestra población, de una entidad que nunca ha rehuido el cuerpo a cuerpo y siempre ha proclamado humildemente, pero a viva voz, los postulados, los ideales y los principios del Carlismo durante más de cinco generaciones de hijos de Llíria.


Durante los primeros años de la década de los 50, llegó al convencimiento del Carlismo de Llíria la necesidad ineludible de construir o adquirir un local acorde con los tiempos que vivíamos y con miras al futuro. No tuvo nada que ver, aunque si que fue un acicate, la prohibición gubernativa de celebrar funciones teatrales en el Viejo Círculo Carlista de la Plaza del General Santés.


Nos encontrábamos como vulgarmente se dice, socialmente en vía muerta, sin porvenir ni futuro, ya que al privarnos de celebrar funciones teatrales en el Viejo local carecíamos de ingresos para desarrollar nuestras actividades, y por ende, se nos hacía más necesario el abrirnos a la Sociedad lliriana, que en términos generales nos respetaba por lo que significaba una trayectoria de honradez y lealtad a unos principios políticos y religiosos defendidos durante más de 100 años, tanto en el aspecto personal como social.


La creación del Club Deportivo Oriamendi por un grupo de jóvenes que frecuentaban el Viejo Círculo, y la gran aventura que supuso la construcción de un Campo de deportes, a los pocos años cesó. No por falta de entusiasmo sino por el ahogo económico que significaba mantener una agrupación deportiva en régimen federativo.


De ahí, sentado todo esto, como decíamos, era necesario poder contar con un local adecuado al que pudiese acceder sin obstáculo ninguno la sociedad de Llíria. El enfoque ya vendría después cuando se construyera el local.

Lo primero que se hizo fue abrir una suscripción para recoger fondos para la adquisición de un solar o de un local construido para trasladar allí la base social del Carlismo de Llíria. Fueron muchas reuniones y forcejeos los que tuvimos que sortear para aunar voluntades, dado el elevado coste que iba a suponer para los Carlistas de Llíria la aventura que pensábamos iniciar.


La respuesta fue óptima, pero no se llegó a lograr conseguir la liquidez económica para adquirir el solar, propiedad de la familia Ferrer - Bañuls, por lo que tuvimos que solicitar ayudas a diversas personas y amigos nuestros que, aún no siendo Carlistas, compartían con nosotros un nexo de ideales y algunos objetivos comunes, como era sobre todo y por encima de todo el aspecto religioso. Huelga decir que a todas las personas de las cuales recabamos ayuda nos la prestaron, y que ninguna de ellas nos volvió la cara. Por ello al cumplirse los 30 años de la inauguración del local se les rindió un justo y merecido homenaje a todos aquellos que nos ayudaron.


Conseguido el solar empezaron los trabajos para la construcción del local que duraron casi 3 años. Uno recuerda el entusiasmo de las noches de verano e invierno trabajando en el levantamiento de los cimientos del local; las noches en las cuales nos desplazábamos en camiones a la "rambla" para cargar grava y arena; los turnos de tractores semanales para que los albañiles no carecieran de materia prima para continuar adelante la obra. De todo ello se llevó día a día con escrupulosidad por el recordado Carlos Peñarrocha Taroncher, una contabilidad exhaustiva de todos los trabajos realizados por cada uno de los que intervinieron.


Construido el local llegó el momento de realizar la confección de los Estatutos por los cuales se debía regir, que fueron realizados por el que suscribe con el consejo leal y ecuánime del recordado D. Miguel Linares Sabater, secretario judicial, que colaboró económicamente, como uno más, tantas veces como se le pidió ayuda. Dichos Estatutos, debidamente aprobados fueron refrendados y aprobados por la autoridad pertinente y han regido la vida administrativa del Círculo San Miguel hasta el año 2003, en que hubo que adaptarlos a la nueva Ley de Sociedades, y que han sido debidamente aprobados e inscritos en la Generalidad Valenciana.


El día 8 de Abril de 1964 se inauguró el Local y se bendijeron sus instalaciones por el Reverendo Sr. Cura párroco de la Iglesia de la Asunción D. Mario Primo Yufera, otorgándose los primeros títulos de Socio de Honor a D. José María Santes Vidagany, D. Salvador Cortés Quilez, y a la Srta. Dña. Carmen Llatas Ahicardo. Los tres habían tomado parte en las funciones teatrales y belenes realizados en el Viejo Círculo.


Se llegó a un acuerdo con la Banda Primitiva y con la Unión, y justo es decir que con generosidad, nos cedieron cada una varias distribuidoras de películas para el cine que inaugurábamos el día 5 de Abril de 1964, y es justo reconocer la generosidad con que nos trataron por parte de la Unión Musical el delegado de espectáculos D. Miguel Aliaga Navarro, nombrado Socio de Honor del Círculo San Miguel, y por parte de la Banda Primitiva su caballeroso Presidente D. Miguel Ángel Ferrando Talayero y el delegado de espectáculos D. Pedro Ferrandis Asensi.


La situación de nuestro circulo era delicada económicamente, debíamos más de 3'5 millones de pesetas, los ingresos del cine no eran suficientes para pagar lo adeudado a las entidades bancarias, pero con sacrifico y entereza, poco a poco soslayamos todas las dificultades lo cual fue un consenso general de los Socios de la Entidad, y un buen día llegamos a poseer la titularidad catastral de nuestro querido local, no debiendo cantidad alguna a ninguna persona ni entidad.


No todo fue un camino de rosas en nuestra andadura social y política, y las dificultades económicas llegaron a originar un cisma dentro del Círculo entre los que teníamos Fe en la resolución definitiva de la cuestión económica, y los que sustentaban lo contrario, suscitándose encontradas situaciones totalmente delicadas y que llevaron a que varios de los oponentes a la Junta del Círculo, presidida en aquel entonces por el recordado D. Salvador Alonso Tomás, se separaran de la disciplina política a la cual el Círculo se debía y que era la base, sustento y motivo por y para los cuales se creó.


Hoy el Círculo Cultural Católico San Miguel (Círculo Carlista) es una realidad social plenamente reconocida y estimada por nuestros conciudadanos. Aquí conviven, sin menoscabo de ideologías, pensamientos o filiaciones, todas aquellas personas que nos frecuentan. Saben que se encuentran en su casa, y que por parte de la sociedad propietaria del local se hace respetar a todos y cada uno de ellos sin distinciones de ninguna clase.


Hemos cumplido, creemos, dicho sea sin petulancia, con los postulados y esencias que fueron base y fundamento del Círculo Cultural Católico San Miguel. No nos queda más que recordar a todas aquellas personas que con su sacrificio, interés, altruismo y honradez han hecho posible esta realidad social. Salvador Alonso Tomás, nuestro primer presidente, D. Carlos Peñarrocha Taroncher, D. Jaime Yuste Pablo, Vicente Cortés Ibáñez, Miguel Peñarrocha Taroncher, Miguel Asensio Martínez, Vicente Alonso Tomás y el abuelo Olegario, la familia Vergara Hernández, la familia Cebriá, la familia Gorgues, la familia Gil, Manuel Morató Aliaga, Ismael Portolés Aliaga, Rafael Gorgues Soriano, todos ellos, así como Francisco Carbonell Pablo, fundadores de la Juventud Carlista de la posguerra, Francisco Carbonell Santes, Francisco Carbonell Peñarrocha, auténtico patriarca del Carlismo de Llíria, Manuel Arastey Pablo, toda la familia Santes, José María, Juan, Miguel, Daniel y Enrique, y tantos, y tantos queridos amigos, así como a la benemérita asociación de Margaritas, que tanto trabajaron en el Viejo Círculo y aún en el actual, como Remedios Yuste Pablo entre otras.


Quedan ya lejos los años de sacrificio y de lucha. Hoy las circunstancias son otras, el Carlismo ha sufrido disidencias, divisiones y situaciones harto difíciles, pero el Círculo San Miguel, bajo la protección de su patrona Sta. Teresa de Jornet Ibars, seguirá en la senda del deber, procurando que las generaciones venideras sean fieles a los postulados de lealtad y de dignidad que son la base del Carlismo, en la defensa de Dios, Patria, Fueros, y Rey Legítimo.


Firmado:

José Romero Ferrer


Socio Fundador del Círculo Cultural Católico San Miguel


Nota: Rogamos a todas aquellas personas que lean el presente trabajo, dispensen si producto de la emoción al dictar el mismo, hemos omitido involuntariamente a alguna persona, no siendo nuestra intención olvidar a nadie.


Archivo del autor




Carta del secretario del círculo


El Círculo San Miguel cumple 40 años de la inauguración de su Local - Social


Si prácticamente año tras año hemos acudido a la cita de las Fiestas en honor del Santo Arcángel San Miguel patrono de nuestro Círculo, hoy al cabo de XL años, nos embarga la emoción y damos gracias a Dios Nuestro Señor por habernos permitido llegar a esta fecha conmemorativa de tantos y tantos años en que día a día hemos laborado en unión de muchos queridos amigos que hoy gozan de la Paz del Señor para hacer posible la realidad de la vida social y política del Círculo Cultural y Católico San Miguel.


Este año la vida social y política del Círculo ha tenido una gran importancia por cuanto en el mismo se han llevado a cabo y hemos sido testigos de acontecimientos y actos tendentes a magnificar y hacer patente la situación del Círculo con respecto a la Sociedad lliriana y a los ideales para los cuales se creó, resumidos en el cuatrilema de Dios, Patria, Fueros y Rey. ¿Lo hemos conseguido? La Historia lo dirá y nos juzgará.


El día 21 de Diciembre del año 2003 se celebró en Llíria y en nuestro Local - Social el final de los Actos conmemorativos del 130 Aniversario de la Batalla de Camorra (Bocairente) entre nuestro paisano el General José María Santes Murgui y el General republicano - liberal Weyler. Asimismo se bendijeron las instalaciones creadas por el Círculo para la colocación del archivo general Carlista del Reino de Valencia. La concurrencia fue magnifica y la conferencia coloquio fue pronunciada por el Secretario del Círculo D. José Romero Ferrer, y la Presidencia estaba formada por D. Luis Albert Alcácer descendiente del General Santes, el Presidente del Círculo D. Miguel Vergara Hernández y el Delegado Regional de la Comunión Tradicionalista Carlista (CTC) D. José Miguel Orts Timoner. La asistencia tanto de Llíria como de poblaciones limítrofes fue muy numerosa, terminando el Acto con un Vino de Honor a los asistentes.


El día 10 de Marzo en unión del Círculo Cultural Aparisi y Guijarro de Valencia y asimismo de correligionarios de otras poblaciones, tuvo lugar una cena de Hermandad que sirvió a su vez para el relanzamiento de la Candidatura de la CTC a las Elecciones Generales para el Senado.


Asimismo y dentro de la tónica general del Círculo celebramos el día 3 de Mayo la exaltación de la Santa Cruz, con la colocación de la misma en la fachada del Círculo como venimos haciendo los Carlistas de Llíria desde el año 1932, cumpliendo el mandato de nuestro Rey D. Alfonso Carlos I de Borbón, con la habitual cena de hermandad finalizando con el rezo de la "Salve" y poniendo punto final con el canto del "Oriamendi".


La fiesta grande tuvo lugar los día 24 y 25 del pasado mes de Abril, con la celebración de los Actos programados. En primer lugar celebramos la apertura de los Actos del 40 Aniversario del Círculo el día 24 con un Acto Social que fue presidido por el Vicepresidente del Círculo Sr. Romero Moros, los Reverendos D. José Nácher Riera y D. Vicente Vicedo Bañó, el Sr. Alcalde de Llíria D. Manuel Izquierdo Igual, el Presidente del Círculo D. Miguel Vergara Hernández, D. Rafael Ferrando Sales y el Delegado Regional de la CTC D. José Miguel Orts Timoner. Presentando los Actos el Sr. Presidente D. Miguel Vergara Hernández glosando el significado de los mismos.


El Secretario del Círculo Sr. Romero Ferrer leyó unas cuartillas que compendiaban el hecho de la Creación del Círculo San Miguel, asimismo la necesidad social de abrirse a la Sociedad lliriana, y teniendo un recuerdo generoso para todas aquellas personas que habían contribuido honrada y dignamente a la construcción del Local Social del Círculo Cultural Católico San Miguel, a la vez se reconoció a varias personas y entidades su colaboración con el Círculo San Miguel haciéndose entrega de títulos de Socios de Honor a los Reverendos D. José Nácher Riera, D. Francisco Monsoniu Molins a D. Amadeo Civera Marquino, cronista de Llíria, a D. Vicente Castellano Benzi, Alcalde que fue de esta población, y a título póstumo al también Alcalde D. Miguel Pérez Granell, además de a otras personas que de un modo u otro contribuyeron al desarrollo social del Círculo San Miguel, y especialmente a la Hermandad del Arcángel San Miguel, la Cofradía de la Santísima Sangre y de San Vicente Ferrer, así como a las entidades musicales Unión Musical, Banda Primitiva y Agrupaciones Musicales el Micalet y Edetana.


Es largo y prolijo enumerar tantas y tantas personas a las cuales se les reconoció su colaboración su sacrificio y su vinculación al Círculo San Miguel, D. Federico Ferrando Tena, D. Ramón Alabau Siurana y D. Bernardo Minguet Albors y como no a D. Rafael Ferrando Sales, Socio de Honor y número uno de los fundadores del Círculo San Miguel a cuya entrega, generosidad y altruismo se debió principalmente la adquisición del Solar y la construcción del edificio Social. D. Rafael agradeció con vivas palabras su alegría por cuanto Dios le permitía presenciar el Acto que estaba viviendo y terminó recitando, como no, una poesía en Honor a los Mártires de la Tradición.


El Acto terminó con unas sencillas y sentidas palabras del Sr. Alcalde D. Manuel Izquierdo Igual fuertemente ovacionadas y agradecidas por los asistentes, terminando el Acto con un Vino de Honor.


El día 25, a las 9:15 h. tuvo lugar en la Iglesia del Remedio una Misa de Comunión general ofrecida por el Círculo en acción de gracias y como Homenaje a los Socios fallecidos que estuvo concurridísima.


Y por último el mismo día 25 como colofón de los Actos se celebró un Banquete Homenaje a los Socios en el Restaurante Porta del Aigua, con una gran asistencia, presidiendo los Actos el Vicepresidente Sr. Romero Moros, el presidente D. Miguel Vergara Hernández y su esposa Concepción y D. José Miguel Orts, Delegado Provincial de la CTC, asimismo fue invitado el profesor D. Miguel Ayuso, que ostentaba la representación de S. A. R. D. Sixto de Borbón, todo ello dentro de una gran animación y entrega del nombramiento de Socios de Honor a varios de los asistentes.


Finalizaron lo Actos con el Canto del Oriamendi y la realización de una fotografía de conjunto de todos los asistentes. De los Actos se hicieron eco la revista "Ahora Información" de Barcelona, el periódico "la Nación" de Madrid, el "Diario de Valencia", y el boletín Carlista de Madrid "Acción Carlista", a los cuales agradecemos las reseñas que publicaron.


Reflexión: ¿Hemos conseguido, como antes decíamos, la propagación de los principios e ideales para los que el Círculo se fundó? ¿Seremos en lo sucesivo, nosotros y los que nos sucedan en el sitio del honor, dignos de los que nos precedieron a nosotros? La Historia lo dirá.


NOTA: Queremos hacer constar la presencia del Círculo el día 21 de Mayo en Valencia donde se presentó el libro del que es autor nuestro Socio D. Luis Pérez Domingo "Mártires Carlistas del Reino de Valencia. 1936 - 1939", en cuyo Acto se le hizo entrega al Sr. Pérez del título de Socio de Honor del Círculo.


José Romero Ferrer

 

 

 

 
Visitantes de Avant!
Tenemos 47 invitados conectado(s)