Get Adobe Flash player
Portal Avant de los carlistas del Reino de Valencia Círculos carlistas Círculo carlista Aparisi y Guijarro In memoriam. Rubén de Cardeñosa Serrano

In memoriam. Rubén de Cardeñosa Serrano

Círculos - Círculo carlista Aparisi y Guijarro

 

 

Me encargan el honor y el doloroso deber de despedir desde Reino de Valencia y el Portal Avant! a Rubén de Cardeñosa Serrano, uno de los últimos protagonistas de la pequeña historia del Carlismo valenciano. Tarea a la vez difícil y sencilla. Difícil, porque arriesgado es resumir en unas líneas casi un siglo de andadura densa en servicios significativos. Fácil, porque la memoria privilegiada de Rubén ha dejado sus recuerdos “atados y bien atados” en varios documentos, que nos brindan los datos que pueden interesar al lector de esta nota de urgencia.

 

 

Según escribe en “Requetés. De las trincheras al olvido”, pp. 187 – 202, nació en Almadén, Ciudad Real, el 27 de octubre de 1917, en el hogar de un funcionario de la Hacienda Pública destinado en las minas. A los 17 años, la familia se trasladó a Madrid para facilitar los estudios de Rubén y de su hermana. En los tempestuosos tiempos de la preguerra, se inicia tempranamente su militancia política en la Agrupación Escolar Tradicionalista y el Requeté. Inició los estudios de Ingeniería y Medicina, interrumpidos por los acontecimientos. La defensa de iglesias y conventos en el Madrid republicano constituyó el preámbulo de otro nivel de actuaciones cuando la sublevación militar se adelantó a la revolución de signo contrario que se palpaba en el ambiente.

El mismo 18 de julio de 1936, las milicias socialistas trataron de localizarle en un domicilio anterior. Tras dos fracasados intentos de unirse a las fuerzas nacionales, esperó a que fuese llamada su quinta –la del 38- y movilizado en el Ejército rojo, pudo por fin evadirse precisamente en una posición defendida por sus correligionarios del Tercio de Cristo Rey. En esta unidad de requetés se incorporó finalmente tras una corta estancia en un campo de concentración de Orduña.

Resultó herido de metralla en la nuca y renunció a su evacuación para seguir en el frente. Camino de Valencia, en Cheste, hubo un incidente entre requetés y falangistas, ya unificados por decreto. Disueltas las milicias, pasaron sus miembros al ejército regular. Y esta etapa final, la Providencia llevó su unidad a Liria donde conoció a la que había de ser su esposa, Manolita Maiques Zaragoza hasta que le precedió en la llamada del Señor.

Terminada la guerra y reintegrado a la vida civil, opositó al Cuerpo Superior de Policía y sirvió en el mismo primero en Alicante y definitivamente en Valencia hasta su jubilación. Llegó a ostentar la categoría administrativa de Comisario Principal.

Su ininterrumpida militancia política en la Comunión Tradicionalista al margen del Partido Único oficial le reportó no pocos problemas e incomprensiones. Era difícil ser policía leal y Jefe Provincial del Requeté y esposo de la Delegada de Margaritas. Gracias a sus informaciones evitó disgustos a la Familia Real Carlista en sus visitas a tierras valencianas.

Alejado de la actividad política durante un largo periodo en que dedicó su vida de jubilado a actividades pro vida y a la Orientación Familiar, el Círculo Aparisi y Guijarro le requirió para que ocupara su presidencia tras el fallecimiento de José Mas García. Y desde 2007 hasta 2010, se entregó como él sabía hacerlo a su cargo. Durante esta etapa tuvo lugar la celebración de las bodas de oro de la entidad y la publicación del libro de Luis Pérez Domingo “50 años de Carlismo en Valencia”.

Cardeñosa honró las páginas de "Reino de Valencia" en varias ocasiones con sus artículos y presentó en el Círculo su libro “No siempre lo legal es justo”, contra la legislación pro abortista. Publicaba en Internet con una soltura insólita para su edad.

A la prueba de perder a su esposa se le sumó recientemente la muerte de su hijo mayor Rubén. Su segundo hijo, Manuel, con su esposa y sus cinco hijos, le ha reportado un final del camino tranquilo, sabiendo su misión cumplida. El 22 de marzo inició su vida eterna.

Nos deja Rubén de Cardeñosa un recuerdo entrañable, que es al mismo tiempo ejemplo en todas las facetas de su vida.

Descanse en paz. Por supuesto, ante Dios, tampoco Rubén es anónimo.

 

 

 
Visitantes de Avant!
Tenemos 96 invitados conectado(s)